2006-02-02

STALKER


Andrei Tarkovsky fue uno de los directores de cine de la antigua Unión soviética que ha marcado un hito en la historia del cine, por su visión poética y profunda de la cinematografía. El ritmo lento de sus películas y su peculiar fotografía, se resumen en las palabras que daban título a uno de los libros de Andrei Tarkovsky: esculpir en el tiempo.


Su filmografía consta de títulos como: solaris, stalker, zerkalo, nostalghia, la infancia de ivan, sacrificio y Andrei Rublov.
una filmografía corta pero muy rica. obstaculizada muchas veces por la censura del estado soviético, incluso boicoteada hasta el punto de velarle los negativos de "Stalker" cuando la película ya estaba terminada, lo que obligó a Tarkovsky a volver a filmar la película.

Yo he podido disfrutar de tres de sus películas: Stalker, Solaris y Sacrifice. Hoy voy a hablar de la que creo es la mejor película de Andrei Tarkovsky , y que es mi película favorita de cuantas he visto a lo largo de mi vida: se trata de Stalker.

la película destila en todos y cada uno de sus fotogramas una belleza inigualable y un contenido visual y conceptual profundo, desgarrador, sublime. Tarkovsky nos presenta un mundo, una realidad demasiado conocida: un entorno degradado por la industria, un régimen militar, unos edificios en los que el paso del tiempo y el abandono han dejado la huella a de una entropía devastadora.

Pero algo extraño ocurrió: en ese paisaje desolado apareció " la zona ". Un lugar donde el misterio vive y se manifiesta a los hombres. Un lugar donde el que lo visita puede cumplir sus deseos más íntimos, conseguir lo que se proponga, si logra atravesar
" la zona " hasta su interior y entrar en la sala de los deseos. " la zona " está llena de peligros y el camino que se recorre un día para llegar hasta su centro, al día siguiente se vuelve impracticable. Es la zona la que decide quién entra y quien no. y rodea su centro de trampas, laberintos y cambia de forma de la noche a la mañana..

Por supuesto entrar en la zona es ilegal y los que quieren internarse en ella deben contratar los servicios de un guia especializado: El Stalker.

La zona está situada en plena naturaleza salvaje. Es un desierto florido, las plantas y el agua son sus aliados. Todas las estancias y los alrededores de la zona rezuman humedad. Hay lagos, charcos, piedras con musgo, túneles inundados, cascadas. Y por todos estos rincones húmedos transitan los protagonistas de la película, mojados y empapados por un agua de bautismo, un agua sagrada .

Los protagonistas de la película son el Stalker, el profesor y el escritor. Estos dos últimos son los clientes que quieren entrar en la zona. Cada uno tiene sus motivos. Uno recela del otro, son dos polos opuestos. El profesor es un científico, un físico, un ser racional y pragmático, desapasionado. El profesor no es amigo de la fábula sino de la duda metódica. El escritor está tan lleno de miedos y desesperanza como el profesor, defiende el supuesto desinterés del arte. El profesor, la razón práctica (el empirismo rastrero, en palabras del escritor). Entre los dos discuten acaloradamente: escritor dice : " toda esa tecnología suya, son para trabajar menos, son muletas, prótesis. ! Mientras la humanidad existe para crear obras de arte ! esto es altrurista a diferencia de otras acciones humanas" .el profesor llama al escritor " psicólogo de pacotilla ", y éste le responde: " usted no sabe pensar en abstracto ", a lo que el otro ironiza: " ¿Me va a enseñar usted el sentido de la vida?. Según Tarkovsky " El profesor y el escritor, dos intelectuales, representan el principio de realismo positivista, tan manifiesto en la vida contemporánea. . Stalker al oírles hablar de ese modo les recrimina: " ustedes hablan sobre el sentido que tiene nuestra vida, sobre el carácter desinteresado del arte. Por ejemplo la música: ella tiene muy poca relación con la realidad. Más bien, si tiene alguna relación es mecánica, sin sentido, como un ruido fatuo, sin relación alguna. Así y todo ocurre un milagro, la música penetra en el alma misma y provoca una resonancia en nosotros, nos une y nos conmueve. ¿Para qué hace falta eso? Y lo más importante ¿A quién?. Ustedes responden: " a nadie. Para nada ". Desinteresado.
No. Difícilmente. Pues al fin y al cabo todo tiene su sentido. Sentido y motivo ".

La zona es un campo de acción . y la búsqueda por parte de un físico y un escritor es la búsqueda de las dos fuerzas creadoras por antonomasia: la ciencia y el arte. Las dos tienen como objetivo saciar la curiosidad humana, encontrar respuestas, penetrar en lo más profundo del ser humano y de la naturaleza. Y en" la zona " es donde se pueden encontrar todas las respuestas.

Pero la zona está fuera de los recorridos habituales. es el corazón del misterio. Es un centro, como el mandala. Es el centro del universo, su corazón. La aventura es el descenso por la galerías subterráneas inundadas de agua, que como Gilbert Durand diría, se asemejan al descenso digestivo, al agua menstrual. representa el descenso a la intimidad. El agua femenina, la materia primordial, telúrica, ctónica, el mar, la fuente, lo húmedo , la hembra, el vientre materno, la digestión. Todos los símbolos del régimen nocturno de la imagen investigado por Gilbert Durand aparecen en este viaje a través de "la zona". Es el gran esquema del engullimiento (ligado por ejemplo al cuento de Pulgarcito, de Jonás, etc. tema que se repite en multitud de mitologías).
Los tres protagonistas, guiados por el Stalker, penetran en una casa, en un edificio ruinoso que hay en el centro de " la zona ". Ahí es donde comienza el laberíntico recorrido por túneles y galerías. Gilbert Durand habla de la casa como símbolo de la intimidad, de el régimen nocturno de la imagen. Y habla también del enclaustramiento, de encastre de habitaciones dentro de habitaciones, como símbolos nocturnos de la intimidad. En realidad son la eufemizacion del sepulcro, " la asimilación de los valores mortuorios con el reposo y la intimidad, que se encuentran en el folklore y la poesía. En el primero, la intimidad de los cuartos secretos encubre a las bellas durmientes de nuestros cuentos: La bella durmiente del bosque, o la versión escandinava de los
Nibelungos que es Brunilda, la joven walkiria, que duerme cubierta por una coraza, en el fondo de un castillo solitario. Símbolos claustromorfos donde resulta fácil reconocer una eufemizacion del sepulcro. En cuanto al sueño, no es sino promesa de despertar, que vendrá a realizar en el milagro de la intimidad nupcial Sigur o el príncipe azul "
.

El régimen nocturno de la imagen opera invirtiendo los valores, y de este modo, la caverna, la oscuridad, el sepulcro, invierten sus valores negativos por los positivos de la intimidad y de la promesa de la superación de la muerte. Todos estos temas son visibles de manera muy evidente en el romanticismo y su gusto por la muerte, por el suicidio, por las ruinas, por la bóveda y la intimidad del sepulcro que alcanzan la valorización positiva de la noche y culmina la inversión del régimen diurno en una verdadera y múltiple antífrasis del destino mortal.

Según Gilbert Durand y: " Las habitaciones de la morada hacen las veces de órganos, y espontáneamente el niño reconoce en las ventanas los ojos de la casa y presiente las entrañas en la bodega y los corredores. " La casa es un laberinto tranquilizador, Amado pese a lo que, en su misterio, puede subsistir de leve estremecimiento..

La zona y su casa central, sus túneles , representan el laberinto, el territorio prohibido, la intimidad más profunda y desconocida del hombre y de la naturaleza. Penetrar en la zona es romper los límites del mundo y del hombre y de la mente. Lo prohibido es lo misterioso. Y él Stalker es el chaman que guia a los neófitos en un rito de paso, en una iniciación.

Todos los edificios de la zona están deshabitados y sucios, desconchados y ruinosos como si pertenecieran a un pasado, a un tiempo primordial, al origen. Son las ruinas entre la maleza, entre una naturaleza exuberante, donde las plantas crecen hasta la altura de un hombre y las aguas y los musgos corren y se adhieren a las rocas y a los edificios. Es penetrar en una naturaleza romántica, salvaje, primordial. es un viaje al mundo secreto de la agua y de las plantas, donde la acción humana es insignificante y sin embargo donde puede alcanzar su plenitud.

Pero cuando al fin el escritor, el profesor, y el Stalker penetran en la habitación de los deseos, en el recinto sagrado, en la intimidad, en el centro del régimen nocturno de la imagen, ninguno de los tres consigue los objetivos que se habían fijado al principio de la aventura. Renuncian a sus deseos y se sientan en el húmedo suelo, rodeados de agua, y contemplan una lluvia diamantina caer en la habitación: es la manifestación del misterio, de la nada, del vacío primordial, de una fuerza que trasciende al hombre. Al fin y al cabo el hombre, sumergido en sus propios valores egoístas e insignificantes ¿Que puede decir ante el misterio profundo del mundo?.

Los tres personajes regresan de nuevo a la ciudad y a la monotonía. Stalker se siente fracasado, no ha logrado su objetivo. El intenta guiar a los hombres a descubrir su intimidad más profunda, sus deseos. Pero a pesar de ser una tarea imposible, Stalker continuará siempre realizando su trabajo. Ha nacido para ello. Está unido inexorablemente a " la zona ". es su destino. Su gloria y su miseria.